EL LUJO ECOLÓGICO

El gran daño perpetrado a los ecosistemas por los países en desarrollo puede deberse al poco interés portado al medio ambiente. En dichos países, el gobierno, y los mismos habitantes tienen otras prioridades. Se quieren ver rápidos resultados en la economía, si bien estos se hagan al detrimento de la naturaleza. Los ejemplos sobran a este verdadero derecho a contaminar y ese saqueo de los recursos naturales.

En México, el escándalo del Río Sonora, la nueva reforma energética principalmente con el tema del fracking, el daño ocasionado a los manglares en la zona de Tampico son tristes casos que no son investigados y se repiten incansablemente, como una broma de mal gusto. Las empresas tienen el total poder y las normas ambientales, que sí existen, demuestran ser muy laxas y poco respetadas; la información ambiental proporcionada a los habitantes no es completa ni comprensible y en casos suele ser incoherente entre las distintas instituciones. Por otro lado, una sociedad como la nuestra, aquejada por los problemas financieros y sociales, los escándalos de corrupción e inseguridad ve mas lejanas las consecuencias de este desgaste de nuestro patrimonio natural, que saciar nuestras necesidades básicas.

Esta actitud llega también a ser latente en un país desarrollado, en tiempos de crisis. En el artículo de Matthew E. Kahn queda expuesto como el interés que portan los habitantes de Estados Unidos al medio ambiente y entonces el del propio gobierno, disminuye cuando los niveles de desempleo aumentan: las legislaciones que debían ser aprobadas en materia de energía y cambio climático fueron pospuestas indefinidamente para atender otras prioridades.

A nivel individual, en los países como México, si bien la ecología sigue sin ser la prioridad, han aparecido propuestas con la emergencia de mercados, negocios y productos orgánicos, más sustentables. Viajes «ecológicamente amigables» también han visto la luz del día. Pero estos nuevos servicios y productos son un lujo. Están dirigidos a una cierta clase social que tiene el dinero para adoptar ese estilo de vida.

El mayor tiempo invertido y la menor producción hacen que el precio se eleve considerablemente: el kilo de pollo orgánico en México ronda los 100 pesos , mientras que el convencional no pasa los 38 pesos. La ausencia de apoyo a esta economía «verde» por parte del gobierno, explica en cierta medida porque ese estilo de vida no se ha popularizado. Al contrario, en los países desarrollados, los esfuerzos se multiplican para poner esa cultura sustentable al alcance de todos: en los discursos políticos se observa un «reverdecimiento», se integra en la educación las problemáticas ambientales, se sensibiliza a la sociedad, se cambian los patrones de consumo.

En Francia, uno de cada dos franceses declara consumir productos orgánicos una vez al mes. Este tipo de proezas es posible gracias a las subvenciones que da el estado a esos sectores: el ministro de la agricultura francés anunció que con el nuevo proyecto de «Ambición Bio», la ayuda ofrecida pasará a 160 millones de euros al año contra 90 millones hoy en día.

Por otro lado para los países ricos, el medio ambiente parece tener otro valor, tiene un precio más alto y las sanciones son más severas para aquellos-personas o empresas-que no las respeten. En el escandalo del Río Sonora en México, el Grupo México designado como responsable de la contaminación de dicho río, se vio obligado a pagar una multa de 40 millones de pesos. En 2009 ese mismo grupo

tuvo que desembolsar 1 700 millones de dólares por daños al medio ambiente en Estados Unidos.

Y es que el ecologismo sigue siendo para muchos países en desarrollo una aberración, como lo dijo Indira Gandhi como reacción a las recomendaciones de Estocolmo de 1972: «El principal problema ecológico de los países pobres es el hambre.»

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s