La abundancia infinita…que no es infinita

Para los científicos, pescadores, políticos, y sociedad en general es importante tener una idea del estado de las reservas de peces en los ecosistemas. Esta información permite adaptar, según si la noticia es alentadora o no, las políticas de protección y manejo sustentable para lograr conservar o recuperar la buena salud de los cardúmenes. Para monitorear de manera aproximativa la abundancia de una especie, se calcula el esfuerzo que realizan los barcos pesqueros para capturarla. Si el esfuerzo es mínimo y en un tiempo corto se pesca una gran cantidad de peces, se interpreta como una buena señal, las poblaciones son abundantes y se encuentran en buena salud. Al contrario, si un cierto año, para capturar la misma cantidad de peces se requirió de más tiempo que los años anteriores, significa que la reserva está mermada, deteriorada y que las poblaciones están colapsando.

Sin embargo, en el caso de las agregaciones reproductivas, un conjunto de peces de una sola especie que se asocian temporalmente para reproducirse, esta técnica no puede ser utilizada, ya que en estos casos sucede un fenómeno de hiperestabilidad. Es decir que año tras año, el esfuerzo para atrapar peces es mínimo, no varía, por lo que se piensa que las  reservas están en buen estado. Sin embargo, es una ilusión que no corresponde a la real abundancia de peces, que a cada temporada de pesca, disminuye drásticamente: se está sobreestimando la biomasa de peces porque, si bien su densidad no cambia, su abundancia sí disminuye. Creemos en una reserva infinita por lo que se pesca compulsivamente hasta que este sueño se disipa, abrimos los ojos y nos enfrentamos a una triste realidad: se ha capturado el último pez, la población ha colapsado sin siquiera habernos percatado de ello y con la especie, es toda la pesquería que también se derrumba. Por la hiperestabilidad es difícil implementar políticas de protección y manejo para las agregaciones reproductivas, que sin embargo, al ser especialmente atractivas para los pescadores por su fácil captura por un esfuerzo mínimo, resultan vitales y urgentes. Porque proteger las agregaciones es proteger a la megafauna y por extensión también a nosotros mismos.

Fuente: Brad ERISMAN. “Improving The Science and Management of Fish Spawning Aggregations”. Marine Science Institute. The University of Texas at Austin

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s