Cuando el Ártico se calienta al doble

El 2015 llega a su fin y con él viene el temido reporte anual sobre el estado del Ártico. Esta investigación realizada por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), contó con el trabajo de 72 investigadores de 11 países. ¿Cuáles son las consecuencias de que el calentamiento del Ártico duplique al de las demás regiones del mundo? Las cifras hablan por sí solas y no son alentadoras.
En el último siglo la atmósfera en el Ártico se ha calentado más de tres grados y esto tiene como consecuencia una importante elevación de la temperatura de los océanos, que ocasiona diversas perturbaciones en los ecosistemas marinos. Las temperaturas más cálidas del Ártico han provocado que especies del Atlántico y el Pacífico como el bacalao de Noruega, se distribuyan  también en el Ártico e invadan el territorio de especies endémicas de estas frías regiones. Los peces recién llegados tienen la mayoría un gran valor económico para las pesquerías por lo que estos eventos podrían parecer una buena noticia. Sin embargo estas especies compiten en exceso con otras, al contrario de las comunidades locales del Ártico, más pequeñas, menos aptas a la migración y entonces más vulnerables. Por tanto, compartir el espacio crea una gran competencia por la comida y las especies locales podrían terminar convirtiéndose en presas y extinguirse
Un aumento global de las temperaturas también se traduce en un deshielo masivo; la temporada de deshielo se ha alargado 40 días en comparación al promedio anual y la cobertura de nieve de las tierras árticas se ha reducido 17.2% por década desde 1972. Estos fenómenos provocan, sobre todo en verano cuando la radiación solar es más fuerte, una mayor absorción del calor en la superficie terrestre. Este calor que antes era reflejado por el hielo, crea un círculo vicioso de cada vez mayores deshielos.
La tundra, que se caracteriza por un suelo permanentemente helado, permafrost, donde sin embargo crecen arbustos, herbáceas, musgos y líquenes, registró en 2015 la segunda menor superficie cubierta de nieve. Estos cambios provocan fuertes transformaciones de la vegetación con arbustos más altos a mayores latitudes y una gran liberación del dióxido de carbono que capturaban antes los suelos helados.
Finalmente y para terminar con una nota más pesimista: el 50% de la cubierta de hielo de Groenlandia se está fundiendo, por lo que aumenta el número de icebergs que deambulan por los océanos y provocan el retiro de 22 de sus45 glaciares.
No esperemos que los bonitos discursos de la COP21 se traduzcan en acciones, pongamos mano a la obra a nuestra escala.

Fuente: M. O. Jeffries, J. Richter-Menge, and J. E. Overland, Eds., 2015: Arctic Report Card 2015,http://www.arctic.noaa.gov/reportcard/ArcticReportCard_full_report.pdf
Imagen: Corey Accardo/NOAA/NMFS/AFSC/NMML/Handout via Reuters

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s