Cucarachas al servicio de la comunidad

cafardLas cucarachas pueden atravesar las fisuras de las paredes, son capaces de comprimir sus cuerpos 40 a 60%, logran alcanzar velocidades de 1.5m por segundo y hasta soportan presiones equivalentes a 900 veces su peso. Estas cualidades les han traído la fama de indestructibles y también el consabido asco de la sociedad, pero sobre todo las han convertido en candidatos perfectos para una nueva generación de robots (ver en Cienciorama: “De seres vivos a cyborgs”). Kaushik Jayaram y Robert J. Full de la Universidad de California, se inspiraron en ellas para crear un robot estilo “origami”, capaz de comprimirse. Su cuerpo blando con patas podría ser sumamente útil para encontrar a personas bajo los escombros o para evaluar la solidez de los muros antes de que los rescatistas entren a un edificio colapsado y hallar rápidamente en él vías de acceso.  Seguir leyendo “Cucarachas al servicio de la comunidad”

Anuncios

Natick: la nube informática baja a los océanos

natick_7_webLas estrellas de mar, los pulpos, los cangrejos y todos los organismos que pueblan las profundidades del Océano Pacífico podrían tener pronto nuevos y quizá indeseables vecinos: enormes contenedores de tres por dos metros y con 17 toneladas de peso. A manera de cofres de piratas, estos contenedores guardan en su interior algo muy preciado: toda nuestra información personal. En efecto, Microsoft planea con este nuevo proyecto llamado Natick bajar las bases de datos a las profundidades marinas. Pero no para enterrarlas y no volver a saber de ellas, todo lo contrario… para que estén más activas que nunca. Y es que si tomamos en cuenta que la mitad de la población mundial vive a 200 kilómetros de las costas, estas centrales submarinas harían la alegría de todos nuestros amigos ultra conectados que verían la información viajar mucho más rápido.  Seguir leyendo “Natick: la nube informática baja a los océanos”

La Dionea atrapamoscas: una “asesina calculadora”

8264004851_f6d1030b8d_oLa Dionaea muscipula, mejor conocida como Dionea atrapamoscas, es una planta carnívora que debido a los suelos pobres en nutrientes que habita se vio obligada a evolucionar y adoptar una dieta animal. Si algún consejo les puedo dar, en caso de que reencarnen en insecto y tengan la mala fortuna de encontrarse cerca de una Dionaea, es este: mantengan la calma y sobretodo, no se muevan. Si se alteran inducirán un mortal ciclo de desintegración. Seguir leyendo “La Dionea atrapamoscas: una “asesina calculadora””